la musica es el arte que más se identifica con DIOS.

BLOG de Juan Yáñez dedicado a la música. Para entendernos mejor, hablemos musicalmente...

domingo, 27 de julio de 2014

LOS VIRTUOSOS DE LA MUSICA CLASICA La cumbre

Martha Argerich

25 JUL 2014 | 08:16 CLARIN

                     El Teatro Colón vivirá, el mes próximo, uno de los mayores acontecimientos de su historia: la presentación conjunta de Martha Argerich (en su retorno después de casi una década) y Daniel Barenboim. En una de las funciones harán piano a dos manos.
Son de la misma generación, han pasado los 70 de edad y están en la plenitud. Se trata de los dos más notables exponentes de la música clásica jamás surgidos de nuestro país y que el mundo entero ha reconocido: Martha Argerich, Daniel Barenboim.

Ambos, además, dejaron el país desde muy chicos, buscando su perfeccionamiento musical. Argerich era apenas una niña de doce años cuando pudo ir a estudiar con su admirado Gulda en Austria en 1955. Después vendría su consagración en los más importantes concursos de piano. Y también, algunos períodos “tormentosos”, de alejamiento del piano.

Barenboim ha descollado como pianista y director. Y, sobre todo, como un relevante humanista. Vivió en Israel -donde también su interpretación de Wagner provocó polémicas- pero desde hace largo tiempo lo hace en Alemania, donde está al frente de la Opera Estatal de Berlín. También condujo las más importantes formaciones del mundo musical, incluyendo el Teatro Alla Scala, en Milán. Y junto al intelectual palestino Edward Said le dieron forma a un maravilloso proyecto por la paz y la hermandad, la Orquesta West-Eastern Divan, buscando el acercamiento entre los pueblos árabes e israelíes.

Barenboim, en los últimos tiempos, nos ha visitado con mayor frecuencia y nos deleitó con sus conciertos. Recordamos, por ejemplo, su “maratón” de ejecución de todas las sonatas de Beethoven... Siempre admirado, siempre aclamado.

Argerich volvió por última vez hace diez años, cuando comenzó a frustrarse -por nuestros propios problemas organizativos- la continuidad del festival que ella misma auspiciaba.

Pero ahora, gestiones oficiales permiten este reencuentro: dos grandes que estarán juntos.

Entrevistado hace pocos días por Clarín, Barenboim recordó que habían tocado juntos en París (1980) y en Berlín (1996). Recién volvieron a hacerlo en septiembre pasado en la capital alemana. “Tocar junto a Martha Argerich es una de las cosas más placentersa de la vida. Los últimos conciertos en Berlín fueron increíbles”, comentó el maestro.

Barenboim prepara otro “maratón” en la sala del Teatro Colón ya que, además de lsa tres funciones con la Orquesta West-Eastern Divan, dirigirá la versión en concierto de “Tristán e Isolda” (Wagner) para la temporada lírica y hará dos funciones para el Mozarteum.


Y uno de los conciertos con Argerich -el sábado 9 de agosto- representará toda una innovación: allí estará también Les Luthiers, con su genio, su toque sutil... ¿su improvisación? “Fue una idea de mi mujer”, reveló Barenboim. Elena Bashkirova, la esposa del maestro, es una gran pianista rusa y hace pocas semanas tocó en el Colón para el Mozarteum con el Jerusalem Festival Ensamble.


                                                                .........................................

Cumbre del piano: Barenboim y Argerich tocaron a cuatro manos en Berlín



BERLIN (dpa).- Daniel Barenboim y Martha Argerich, dos leyendas vivas de la música clásica, se sentaron hoy juntos al piano para ofrecer un inusual concierto a cuatro manos ovacionado de pie por el público de Berlín.
La mítica sala de la Filarmónica de la capital alemana vibró con los dos pianistas interpretando obras de Mozart, Schubert y Stravinsky, el mismo programa que ofrecerán el 5 de agosto en el Teatro Colón de Buenos Aires.
Los continuos gestos de cariño y complicidad entre ambos dejaron claro que el concierto no fue sólo una de las cumbres musicales del año, sino también un motivo de alegría personal para dos artistas amigos desde hace más de 50 años.


Argerich, considerada una de las mejores pianistas de la historia, y Barenboim, director de la Òpera Estatal de Berlín y uno de los grandes orgullos musicales de la ciudad, ya habían actuado juntos el año pasado también en la "Philharmonie", aunque entonces con Barenboim en su rol de director.
El concierto de hoy fue el primero desde los años 80 que volvió a sentar a ambos al mismo piano. "La quiero y la admiro desde que tengo siete años", dijo Barenboim hace pocos días sobre su reencuentro con Argerich.

El concierto fue uno de los puntos fuertes del Festival de Pascua que organiza la Staatsoper de Barenboim. Argerich volverá a participar en la edición del año que viene, aunque esta vez Barenboim volverá a acompañarla desde el púlpito de director de orquesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada